Conscientes de la importancia del aprendizaje de cualquier idioma desde una edad temprana, impartimos clases de inglés desde los tres años, organizando la formación en grupos reducidos y homogéneos, con el fin de ofrecer una atención personalizada como distintivo de calidad.

La metodología empleada es la natural en el aprendizaje de una lengua que no es la materna, Speaking-Reading-Writing-Grammar, teniendo como referencia la planificación didáctica dentro del Marco Común Europeo de contenidos mínimos establecida para cada curso, que puede descargarse para cada curso en el Aula virtual.

Los niños de 3-12 años, de infantil y primaria, se inician en el idioma en un entorno de estímulos positivos que buscan despertar su interés en el aprendizaje a través de su participación, con música, juegos, mucho oído y actividades divertidas.

En las siguientes etapas de secundaria y bachillerato, los grupos comienzan a sectorizarse por objetivos: sección bilingüe, clases de apoyo, grupos reducidos de conversación, etc., cotejando los conceptos mínimos de cada nivel en las cuatro destrezas lingüísticas, escuchar, hablar, leer y escribir, enriqueciendo el inglés aprendido en el colegio y cultivando que puedan realmente comunicarse con una buena pronunciación.

Los cursos para jóvenes y adultos están organizados según objetivos, por niveles en base al Marco Común Europeo, de comunicación, aplicado a sectores de producción específicos como el vitivinícola, etc., o para preparar pruebas oficiales en la Escuela Oficial de Idiomas y exámenes ESOL de la Universidad de Cambridge.

En estos grupos hay cabida para los alumnos trabajadores, que en el marco de la formación programada por las empresas pueden bonificarse el coste de la formación a través de su empresa, trabajando en este ámbito laboral también los idiomas francés y alemán.

El Marco común europeo de referencia para las lenguas MCERL es un estándar que pretende servir de patrón internacional para medir el nivel de comprensión y expresión orales y escritas en una lengua, estableciendo una serie de niveles (A1, A2, B1, B2, C1 y C2) para todas a partir de los cuales se favorece la comparación u homologación de los distintos títulos emitidos por las entidades certificadas.

En consecuencia, acreditar por una entidad certificadora un nivel de competencia lingüística determinado es hoy en día requisito indispensable para la mayor parte de las necesidades laborales cualificadas de las empresas y accesos a la administración. Es el complemento ideal y necesario a compatibilizar con los estudios superiores o el ámbito laboral como mejora de la empleabilidad.

Por ello, destinados al ámbito universitario y laboral, preparamos y realizamos pruebas BULATS, con certificados de competencia lingüística emitidos por las principales entidades certificadoras de cada idioma.